StarBlaster, el segundo juego de Trashbot Studios en Google Play

StarBlaster empezó como un proyecto relámpago que debíamos terminar en una tarde. Una idea que propuse a German y quien aceptó con entusiasmo. Lo que vino después fue una incontrolable marea creativa en la que aún estamos navegando.

Mi idea desde un principio fue la de poblar nuestro portafolio de juegos con pequeños proyectos que no nos tomen demasiado tiempo en completar. La meta era hacer una especie de “jam” en el que íbamos a trabajar un día completo hasta tener algo listo para publicar. Con tiempo había preparado una pequeña idea que nos serviría para empezar. Un juego donde se controla una nave en un espacio limitado, una especie de ring, en el que aparecen oleadas de enemigos que debes destruir disparándoles. Con cada oleada se aumenta la cantidad de enemigos a destruir y debes resistir todo lo que puedas para implantar cada vez mejores récords.

K1dqCKhDlBKs2fWro11gBgVhmEC87FUr1GJt5bHtTRHJ3-ABqCuvE8Ogg8A8LBrIKbk=h900

La idea en papel parece simple, pero créanlo, hemos aprendido que no existe juego “fácil de hacer”. Los retos en cuanto a arte no han sido muchos, nada que no se haya intentado antes en Trashbot, incluso a nivel de programación. Los retos hasta ahora han sido darle balance al juego y buscar ese “algo” que lo haga divertido. Después de los comentarios de algunas personas que han jugado StarBlaster, debemos ser sinceros en reconocer que nos falta mucho que trabajar en balance y diversión, pero estamos avanzando y eso es lo más valioso hasta ahora. La experiencia de hacer juegos va más allá de la teoría y los tutoriales, sólo haciendo un juego y empeñándote en terminarlo se pueden aprender las cosas que ningún tutorial te dice.

CbykvosYXCf7h9ewpVwdN9DQhVRAFXOMZVHwAnuGOae3KkdC8aErmi-tjrEs1PgK8pY=h900

Todo esto me lleva al motivo por el cual escribo esto, me recuerda una de mis frases favoritas: si en verdad quisieras hacer algo, ya lo estarías haciendo. Recuerdo que en la charla Gamevolution 2014 que se desarrolló en Guayquil, un hombre preguntó a uno de los panelistas dónde se podía estudiar desarrollo de videojuegos, y yo me quedé pensando. Ese hombre de mediana edad aún estaba esperanzado en encontrar una universidad que le pueda enseñar a hacer juegos. Luego pensaba en Trashbot y cómo German y yo simplemente nos pusimos a experimentar con todas las herramientas que pudimos hasta tener algo parecido a un juego. Aprendimos tanto en el camino que nos olvidamos de pedir permiso a alguien para hacer lo que nos apasiona. Si en verdad quisieras hacer algo, ya lo estarías haciendo.

Para cuncluir los invito a jugar StarBlaster. Los invito a darse cuenta de que tienen todos los recursos necesarios para hacer los juegos que tanto sueñan hacer. Los invito a aprender de nuestros errores y nuestros aciertos. Una vez que lo hayan jugado, les agradecería hacerme llegar todas sus opiniones, no puedo decir que todas serán implementadas, pero si las que estén dentro de las posibilidades de tiempo, ya que StarBlaster seguirá evolucionando. Trashbot Studios sigue mejorando y aprendiendo en el camino. Hasta la próxima.

Créditos del juego

Josué Valencia – Modelado 3D

César Mujica Castro – Texturas, UI

German Medina Cevallos – Programación